Ideas de negocio, consejos, inspiración para emprender y mucho más

Que nada te frene en tu idea emprendedora. ¡Confía en ti!

1


Que nada te frene en tu idea emprendedora. ¡Confía en ti!Ahora que tienes tu idea de negocio y estás a punto de ponerla en práctica, desde aquí te queremos animar y ayudar a que lleves a la realidad tus sueños emprendedores con unos cuantos consejos.

¿Te animas a conocerlos y a ponerlos en práctica? ¡No te marches sin descubrirlos!

Consejos para confiar en tu idea emprendedora

1. No tengas miedo de hablar de tu idea. Los emprendedores son un poco paranoicos con sus ideas y temen que si hablan mucho de ella alguien se la va a robar. Puede ser, pero en la mayoría de los casos,  el valor está en la ejecución, no la idea. Intenta crear algo que no sea fácil de replicar y asegúrate de que tienes el equipo adecuado para su construcción.

2. Cuidado con los consejos. El número de personas que hablan acerca de cómo crear un negocio es mucho mayor que el número de personas que realmente inician uno o ni siquiera lo intentan. Sin duda recibirás consejos bien intencionados de amigos y familiares del tipo: “Eres demasiado joven”, “Eres demasiado viejo”, “No tienes experiencia”, “Hace falta dinero”… La verdad es que nadie entiende tu idea de negocio mejor que tú. Confía en tu instinto y adelante!

3. Ponte una fecha de lanzamiento. No hay nada más efectivo para trabajar más y mejor que tener una fecha límite para empezar. Si tienes demasiado tiempo para preparar tu producto, encontrarás un sinfín de razones para retrasarlo todo. Ningún producto es perfecto y siempre podrás mejorarlo con el tiempo y el feedback de tus clientes.

4. Elige a tus socios con cuidado. La realidad es que vas a pasar durante el inicio más tiempo con tus socios que con nadie más, así que asegúrate de que no sólo tienen capacidades que complementan tus habilidades y experiencia, sino que son personas con las que te apetece estar y compartir cosas. Un gran equipo es el factor más importante para asegurar que tu negocio tenga éxito.

5. No lo hagas sólo por dinero. Construye el tipo de empresa en la que te gustaría trabajar muchos años. Céntrate en tus clientes y en satisfacer sus necesidades. Crea un equipo humano de mentes emprendedoras leal y apasionado con el proyecto y el beneficio llegará.

6. El fracaso no es malo. En Europa se acepta peor el fracaso que en otros lugares, como por ejemplo Norteamérica. Pero se trata de intentarlo. Y no siempre saldrá bien. Y si no estás preparado para equivocarte, nunca harás nada original y diferente. Para tener éxito hay que intentarlo y eso implica arriesgarse. No hay éxito sin error o fracaso y del fracaso se puede aprender mucho.