Monta una empresa de Vigilantes de Seguridad

0


Nos encontramos con una oportunidad para aquellos emprendedores que se quieren adentrar en el mundo de los vigilantes, de la seguridad de edificios e instalaciones y que les gustaría trabajar por cuenta propia. Esta oportunidad ha sido detectada después de conversar con un profesional que se dedica a estas labores pero que está cansado de proporcionar mucho valor a la empresa por la que trabaja y él recibe apenas unas migajas de la creación de valor. Resulta que por la contratación de un profesional de seguridad y vigilancia, los precios varían en función de quien contrata los servicios y de las labores a desempeñar por el vigilante. Estos precios varían entre los 3.000€-4.500€ en su rango más comedido o conversador. Sin embargo, el profesional que realiza la labor de vigilancia y es quien se juega la vida o aporta su talento apenas recibe unos 1.000€.

Suponiendo que la empresa paga todos sus gastos sociales, impuestos retenidos y formación, el margen final para la empresa es de unos 500€-1000€ por cada trabajador. Nada mal si se mira desde el punto de vista de un margen del 10%-15%. Y creo que nos quedamos cortos porque los gastos administrativos, operativos y de infraestructura de estas empresas (que suelen ser grandes multinacionales) suelen ser muy grandes y deben ser cubiertos con estos márgenes brutos.

El proyecto de emprender en este campo parte de la idea de que el propio vigilante se hace emprendedor y autónomo. Los costes sociales y de tributación bajan sustancialmente y el margen operativo sube para el trabajador al poder ofertar un precio más competitivo que las empresas y todavía disponer de un diferencial en sus retribuciones. Si pusiéramos un coste de producto de 2.000€ por vigilante, habría una diferencia de casi un 35%-40% que las empresas dedicadas a la seguridad y el trabajador-emprendedor dispondría de unos ingresos mayores que los 1.000€ que cobraba antes.

¿Y por qué no disponer de más trabajadores y engordar el equipo de vigilantes? Se podrían contratar a más vigilantes, contratarlos como autónomos y pagándoles incluso más (1.250€ más los 250€ de autónomo), y seguir ofertando un precio de 2.250€ por vigilante. el margen sería de casi 750€ por vigilante.

Pero hay que aclarar que este emprendedor tendría también gastos operativos que reducirían los márgenes finales. No bajarían mucho porque los emprendedores economizamos mucho y sabemos donde invertir y dedicar los recursos. No necesitamos de grandes edificios corporativos, de coches de empresa, etc. etc. Y economizamos mejor que nadie los ingresos para al final obtener una buena rentabilidad del proyecto.

La clave del proyecto es empezar a nivel local. Por ejemplo un polígono, un edificio, una instalación municipal que requiera vigilancia y seguridad. El crecimiento vendrá dado en el mismo lugar con un mayor conocimiento del sector, del mercado, de los clientes y con la incorporación de nuevos trabajadores que quieran sumar al proyecto. Las inversiones son mínimas en su inicio y lo único que se requiere es una muy buena reputación mediática, una web seria y que transmita confianza y una dosis de captación comercial para adquirir el primer cliente.

Monta una empresa de vigilantes y hazte emprendedor! Si necesitas animarte, te sugerimos esta rápida lectura que te pondrá las pilas.


Comments are closed.