Ideas de negocio, consejos, inspiración para emprender y mucho más

Este año el presupuesto navideño para agradecer el esfuerzo de los trabajadores irá íntegro a las Cestas de Navidad

0


Las Cestas de Navidad sobreviven a la Covid-19 ante la anulación de comidas, cenas y fiestas

Este 2020, las empresas han luchado para mantenerse y los trabajadores han hecho un gran esfuerzo para adaptarse a una nueva normalidad ya sea teletrabajando o cumpliendo las medidas en un puesto de trabajo presencial. Un momento para parar, reflexionar y agradecer es Navidad que este año se presenta de una forma muy diferente.

Las empresas tendrán que prescindir de comidas navideñas o actividades, reuniones y fiestas, así que todo el presupuesto de agradecimientos se destinará a las tradicionales Cestas de Navidad. “Toda empresa maneja un presupuesto para Navidad. En él normalmente se incluyen cenas o comidas, reuniones, fiestas, actividades… y, por supuesto, las tradicionales cestas. Este año, debido a la Covid-19, todas las celebraciones quedan anulada así que el presupuesto íntegro va destinado a regalos que los trabajadores y/o clientes puedan disfrutar en sus casas, ganando todo el protagonismo las cestas de Navidad”, asegura Mónica López, la fundadora de Bloom Gourmet, ecommerce de capazos personalizables.

Este presupuesto varía mucho según las empresas y sectores, también según la crisis económica está afectándoles. Así hay sectores como los llamados servicios esenciales que han hecho un gran esfuerzo desde el inicio de la pandemia (sanitario, alimentación, farmacéutico, limpieza…) que esperan poder agradecer a sus trabajadores esa entrega. Otros más afectados económicamente, como la hotelería o el ocio, luchan por mantenerse y reinventarse.

Prima la calidad frente a cantidad: se prefieren productos nacionales, gourmet y delicatesen

Inspirada en la época romana, la sportula, desde mediados del siglo XIX, algunos departamentos públicos en España comenzaron a regalar una cesta con dulces, embutidos y bebidas a sus empleados; una costumbre que se extendió a la empresa privada un siglo después.

Desde esos inicios, la Cesta de Navidad ha ido evolucionando siempre manteniendo el objetivo de agradecimiento pues el obsequio viene a reconocer que el éxito está hecho de pequeños esfuerzos en el día a día. Actualmente se prefiere la calidad frente a la cantidad. Las empresas prefieren incluir producto nacional, gourmet y optar por una presentación más personalizada y cuidada.

“Mientras hace una década la cesta se medía por la cantidad de productos que contenía; hoy día, tanto regaladores como regalados, se prefieren menos productos pero que sean delicatesen o gourmet. Las empresas valoran tanto la calidad como que sean productos nacionales, de cercanía. Además, cada año toma más relevancia la presentación… el regalo debe tener un formato bonito, personalizado y cuidado”, explica López.

Una cesta para cada empresa

Bloom Gourmet propone agradecer y celebrar esta Navidad tan especial con capazos hechos a mano llenos de cosas ricas y productos especiales que nos hacen sentir bien para finalizar un año tan difícil. “Ha sido un 2020 muy complicado. Es importante tener un detalle especial que pueda dar lugar a grandes momentos principalmente en esta Navidad en la que muchos no podremos reunirnos con nuestros seres queridos pero necesitamos sentirlos y hacer que nos sientan cerca a pesar de esta distancia social. Sentirnos valorados en estos momentos, también por nuestra empresa, es una forma de incentivarnos y motivarnos como personas y como profesionales”, afirma la fundadora de Bloom Gourmet.

“Este año todos ‘Tenemos un brindis pendiente’ en casa, en la empresa, con la familia, con los compañeros, con los amigos, con los jefes… Las cestas de Navidad siempre traen esos productos que nos hacen sentir bien y brindar incluso con aquellos que están lejos”, asevera López. Desde 30 euros, Bloom Gourmet ha predefinido distintos capazos artesanales con productos cuidadosamente seleccionados y un mensaje personalizado para satisfacer las necesidades de las empresas y sus empleados y/o clientes. Todas tienen en común la calidad y los productos típicos de estas fechas para ese brindis pendiente: cava, turrón y polvorones.

El funcionamiento es muy sencillo ya que Bloom Gourmet ofrece tanto capazos ya preparados como una opción totalmente personalizada. Así como un mensaje personificado, la cesta puede incluir su logo o material corporativo. “La idea es que existan tantas opciones como empresas. Hemos creado nueve posibilidades en exclusiva para estas fiestas además de las ya disponibles, pero nos adaptamos a las necesidades de cualquier proyecto siempre incluyendo productos de calidad como nuestra seña de identidad”, detalla la fundadora.


Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos
Responsable: Diario de Emprendedores
Finalidad: moderación de comentarios
Destinatarios: no se comunicarán datos a terceros
Derechos: tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos
Al enviar tu comentario, algunos datos como tu nombre, correo electrónico y web quedan almacenados en una cookie para volver a utilizarlos en futuras visitas. Tu dirección de correo electrónico no será publicada.