Ideas de negocio, consejos, inspiración para emprender y mucho más

Cómo elegir al socio perfecto paso a paso

0


Cómo elegir al socio perfecto paso a pasoEl equipo lo es todo, decía Pep Guardiola cuando le preguntaban sobre el secreto de su éxito.

Y en los proyectos emprendedores es especialmente relevante, sino crucial.

En muchísimos casos, las decisiones que se toman en relación con el equipo fundador tendrán mucho que ver con el éxito o el fracaso del proyecto. Por este motivo, queremos darte algunas pistas sobre cómo elegir al socio perfecto.

Consejos para escoger al socio ideal

1.- Hábitos de trabajo similares. Es conveniente dejar claras las expectativas de cada uno en relación a horarios y hábitos de trabajo para no provocar decepciones.

Quizá le gusta trabajar de noche y no madrugar tanto o trabajar más desde casa, y a ti ir a correr al mediodía o llevarte a tu hija pequeña al despacho.

Todas estas cuestiones pueden provocar malentendidos que se pueden evitar si son conocidos desde el principio.  Y mucho mejor si son hábitos compartidos, coincidentes.

2.- Sintonía emocional. Las etapas iniciales de cualquier proyecto son muy intensas desde todos los puntos de vista. El estrés y la presión harán acto de presencia, sin duda, y sacarán lo mejor y lo peor de cada uno.

Es entonces cuando una misma manera de entender la vida se convierte en crucial, especialmente en este punto: hay que disfrutar del proyecto incluso en los momentos duros.

3.- Habilidades complementarias. A la hora de encontrar al socio perfecto busca a alguien que no sea una réplica de ti mismo. Lo que necesitas es sumar en talento.

Si, por ejemplo, tú tienes un perfil técnico, de desarrollo de producto, busca a alguien que sea un buen vendedor y comunicador.

También debes tener en cuenta las debilidades y fortalezas de cada uno, identificarlas, y determinar quién es el más adecuado para afrontar los diferentes obstáculos que vayan surgiendo.

4.- Confianza mutua. Todo buen proyecto se basa en la confianza entre las personas que lo forman ya que la confianza es necesaria para la construcción de cualquier relación sana.

Ponla a prueba antes de iniciar cualquier relación empresarial. Ir de excursión varios días o entrenar juntos para correr un maratón son formas de conocer a alguien en profundidad y descubrir si sois compatibles o no.

5.- La comunicación es clave para tener una relación fluida y sin sorpresas. Dejad claras las cosas desde el principio y hablad de todo sin miedo.

Debéis conoceros tanto que podáis entenderos casi con una mirada. Compartid vuestras inquietudes constantemente y anticiparos a las discusiones en la medida de lo posible con empatía.

Cómo elegir al socio perfecto paso a paso

6.- Piensa en los valores. Es muy importante que pienses en los valores y  la personalidad de las personas con quienes vas a compartir el proyecto. Interésate por conocer su visión de la vida en aspectos como la familia, la amistad, el amor, la solidaridad, el respeto, la ecología, el éxito, el dinero.

Si no estáis en sintonía en estos aspectos tan nucleares que nos definen como personas, el conflicto está servido. Las empresas son las personas que las forman y los valores que transmiten.

7. Busca alguien con quien te rías. Montar tu empresa va a ser una cosa muy seria e importante en tu vida así que mejor disfruta con ello.

El estado de ánimo es fundamental para tener un buen rendimiento, y estar contento y reírse es el mejor de todos los estados.

Cuando te levantes por la mañana para ir a trabajar tiene que apetecerte mucho y mucho, por lo que vas a hacer y por con quien vas a estar  Y además se contagia y transmite al resto de compañeros y a los clientes.

8.- Actitud positiva. Si deseas elegir al socio perfecto busca personas con una actitud optimista ante la vida, que vean siempre el lado positivo de las cosas. Todos los problemas tienen solución y es en encontrarla donde hay que volcar las energías.

9.- Determinar las áreas de responsabilidad. El éxito está siempre en la ejecución, más que en la idea. Y esto implica tener que tomar decisiones cada día de una forma ágil y rápida, sobre todo al principio.

En este sentido, consensuar todas estas decisiones resulta prácticamente imposible, por lo que es fundamental determinar las áreas de responsabilidad de cada uno y respetarlas.


Comments are closed.