Ideas de negocio, consejos, inspiración para emprender y mucho más

Entrevista con Michele Iurillo, experto en downshifting

0


Michele Iurillo, Italiano 44 años afincado en la Comunidad Valenciana y “facilitador del cambio”, fundador de Synergo! autor del libro “Downshifting, Decrecimiento y Empresa Desestructurada” experto en Inteligencia de Negocio y Estrategia, ha coordinado los Planes Estratégicos en Asturias con el Principado de Asturias y la Cámara de Comercio de Oviedo, ha facilitado el Plan Estrategico de la seguridad Vial de Euskadi con el Gobierno Vasco.

¿Qué te llamó la atención de ser Emprendedor? ¿Naciste o te hiciste Emprendedor?

Yo pienso que nací emprendedor, mi padre lo era y en mi casa siempre se ha pensado en “crear valor”, he tenido la suerte de probar todos los entornos en mi vida laboral, he estado trabajando “cuenta ajena” por pequeñas, medianas y grandes empresas multinacionales, y ademas, como decimos los “empresarios”, he ido muchas veces a notaria para firmar estatutos de nuevas empresas pero también para cerrar alguna.

En el momento que ves algo en tu mundo laboral que no te gusta, quieres crear algo y superas el concepto de la “esclavitud de la nomina”… entonce has empezado a andar el camino del “emprendedurismo”.

Estamos en un entorno inestable, hemos estado pasándolo bien un rato… pero las cosas han cambiado y tenemos que movernos de la zona de la comodidad a la zona de inquietud. Debemos entender que hay nuevos paradigmas y nuevas formas de ver las cosas. Tenemos que actuar y dejar de lloriquear en el recuerdo de lo bonito que era esto antes, de que cómodo era tener un sueldo fijo a final de mes, que cómodo era comprarse lo que no nos podíamos permitir, la crisis nos ha librado de muchas esclavitudes y como decía Einstein la única crisis es la crisis de la incompetencia. Incompetencia laboral, ética y política y el fracaso del sistema entendido como “yo existo, gasto y pretendo”.

 

¿Viven mejor los emprendedores?

No viven más cómodos quizá… pero viven mejor… porque puedes hacer lo que te gusta. Trabajar en algo que no te gusta por miedo de perder una nomina es una condena a de por vida. El problema de como ser empresario depende mucho de la forma de organización por esto yo creo sin duda en “la empresa desestructurada”.

 

¿Empresa Desestructurada?

Pues, el termino se me ha ocurrido leyendo un libro del Ferran Adriá. Este chef catalán es un crack y es un innovador que siempre intenta sorprender el paladar de la gente trabajando las texturas y “desestructurando” los alimentos para sorprender los comensales, para mi es un genio y una referencia.

Después de años en el mundo del trabajo he empezado a rehuir del concepto de “empresa tradicional” ya que he visto que es posible “ser empresa” sin tener una estructura efectiva y es con esta idea que ha nacido Synergo!  que es espacio para una nueva fórmula empresarial donde se prime la independencia de los colaboradores. Un movimiento colectivo revolucionario que empieza con una revolución interior e individual de las personas. Un lugar donde el cliente y el proyecto asuman el protagonismo dejando de lado el concepto ya poco realista de la marca. Un espacio de convivencia donde los colaboradores puedan creer en unos valores consensuados y puedan optar para ser ellos mismos los agentes del cambio. Este espacio es la “no-empresa”, un lugar donde diferentes profesionales trabajan de forma trasversal en proyectos, unos “artesanos” que se dedican en aportar un valor concreto y no solo intangible a los clientes. Un lugar de confianza, un lugar de transparencia, un lugar de consenso y sobre todo un lugar de aprendizaje….

Ademas empresa desestructurada, downshifting y decrecimiento pueden estar en el mismo eje.

 

¿Te posicionas como crítico o practicante del dowshifting? ¿Como has tenido contacto con este movimiento?

Conozco el downshifting desde un par de años cuando me tropecé con un libro de Simone Perotti noto Downshifter Italiano. Un amigo me dijo que había un libro que parecía escrito por mi, ya que muchos conceptos habían salido de mi boca en las clásicas reuniones de amigos. En este mismo momento me di cuenta que yo practicaba downshifting desde mucho tiempo. Gracias a las lecturas posteriores y a los estudios para mi libro tuve la suerte de encontrar material muy interesante y tener conocimiento de la teoría económica del “decrecimiento” y de los escritos de Serge Latouche. Esto me motivo a seguir adelante en mi camino. El Downshifting es un viaje lento que puede durar años dependiendo de donde se encuentra una persona y donde quiera ir.

Pienso que hay dos tipologías de downshifter aquellos que deciden de forma voluntaria de empeñarse en reducir marcha y otros que se ven obligados a ralentizar su consumo en relación a la crisis. Lo curioso es que, incluso aquellos que recuperan el “estatus”, no quieren volver a caer en el circulo del consumismo “trabajo-gano-consumo”.

 

¿Cómo es su estilo de vida? 

Mi estilo de vida es mas bien frugal aunque no renuncio a la tecnología que es el único capricho que me permito aunque está estrictamente relacionado con el trabajo que desempeño. Pero intento no caer en las trampas que “el sistema” me presenta cada día.

 

¿Que tipo de trampas?

Pues.. por ejemplo.. hay una empresa que se ha hecho una pregunta… ¿Como hacemos para que la gente pague 80€ por un kilo de café y lo compre solo a nosotros? Yo que soy muy pijo por temas de café casi he picado pero me he dado cuenta que el café de nuestro amigo George tiene diversos inconvenientes: produce residuos, cuesta mucho y ademas nos es tan bueno. Si compras esta maquina caes en la trampa del sistema. Así como cuando compras y pagas la ensalada 16€ el Kg solo por el hecho que alguien la ha lavado y cortado para ti. Yo un día hice un experimento me compre 16€ de ensalada a la verduleria del pueblo y me di cuenta que le acabé todo el surtido. Me sentí bastante idiota. También me siento idiota cuando por no agacharme en un lineal e recoger un producto diferente pago por el mismo el 30% más.. y lo curioso que muchas veces el producto viene de la misma fabrica..

 

¿Tuviste excusas para no emprender antes?

Emprendí tan pronto como pude… Quise ser autónomo muy pronto y en Italia no es tan ventajoso como aquí en España. Ser autónomo en Italia es una “vía crucis” y es por esto que existe tanta evasión fiscal en mi país.

 

¿Qué es lo que más valoras de tu nueva vida como Emprendedor?

El tiempo. Yo decido como emplearlo.. en función del trabajo que quiero hacer con la gente que quiero y no con empresas y personas que no me gustan. Me levanto cuando quiero y debo, a menos que no tenga que ir a alguna cita. La oficina es mi casa o la empresa del cliente. Trabajo en el horario que me convenga y tengo mucho tiempo para mis hobbys entre ellos la bicicleta ya que en media hago unos 30 km diarios en Mountain Bike cosa que no es posible hacer normalmente si trabaja en una empresa tradicional. No genero CO2 en mis desplazamientos siempre que puedo utilizo el transporte publico colectivo. Utilizo muchísimo la videoconferencia para las reuniones.

 

¿Qué le recomendarías a alguien que se está pensando el empezar a Emprender?

Que hay que huir del concepto de la nomina. El hecho que alguien te pague para estar en un sitio no es viable. Tienes que medirte con tu valor en el mercado. Tienes que emprender como forma de supervivencia, el trabajo fijo y la nomina segura ya no existen, y sobre todo no tienen ningún sentido en la sociedad moderna.

Hacemos largo uso de las cómodas coartadas típicas del miedo al cambio y miedo al progreso: “Esto es fácil de decir, pero hay que tener… , no puedo porque en un momento de crisis hay que aguantar el chaparrón y llevar a casa una nómina, que pensarían los míos, y luego que, etc.”. El problema es que si no cambiamos nos cambiarán a la fuerza, porque nadie es insustituible por alguien que cueste menos y que no tenga el inconveniente de pensar. Recordad que somos únicos y esto no hay que olvidarlo nunca, pero cuando en la empresa nos tratan como “recurso” es el principio del fin.

En el libro la “la quinta disciplina” de Peter Senge se habla de las limitaciones en ver el puesto de trabajo como algo pegado a una persona: “Yo soy mi puesto: nos enseñan a ser leales a nuestro puesto, al extremo de confundir nuestra tarea con nuestra identidad.” Las organizaciones inteligentes no necesitan puestos, necesitan talento. El talento es un bien mas bien escaso o mal empleado, sobre todo teniendo en consideración las creencias de  Laurence J. Peter que en su famoso libro “El principio de Peter” declara: “En una jerarquía, todo empleado tiende a ascender hasta su nivel de incompetencia: la nata sube hasta cortarse”. Seguro que muchos de los lectores se sienten en esta situación. Recordar que “la nomina” es una otra trampa del sistema para alimentar consumos innecesarios. Si habéis subido a lo más alto de vuestra jerarquía empresarial o simplemente sabéis que ya no podéis progresar hay una sola alternativa: emprender. Y este pais necesita que los talentos salgan de los establos y empecen a correr. Sois caballos de carreras… Los barcos en el puerto están seguros.. pero no nacieron para eso..

 

Si tienes una idea, tienes que rodearte de gente buena e ir a por ella. Hay tantos lugares donde acudir para presentarla y buscar patrocinadores: Iweekend, StartupWeekend solo para citar algunos.

Informate, usa las redes sociales para crear relaciones ya que las relaciones son el nuevo capitalismo junto con el conocimiento que es algo que siempre suma. Como dice Hiroshi Takasha: “El dinero es un juego de suma cero, sin embargo el conocimiento suma aunque lo compartamos. Es el nuevo capitalismo.”

 

 


Comments are closed.