Cómo reunificar las deudas de tu empresa paso a paso

0


Cómo reunificar las deudas de tu empresa paso a paso - Diario de EmprendedoresLos vaivenes de los acontecimientos políticos y sociales, sumados a los diferentes planes estratégicos de las empresas y su viabilidad, acaban de configurar la salud económica de todas compañías.

Las grandes sociedades consiguen solventar con mayor o menor brío cualquier curva, pero no tanto las pequeñas y medianas empresas.

Si no hay una buena salud económica aparecen las deudas, y una de las incógnitas será si será conveniente agrupar deudas. Si es tu caso, presta atención, ya que a continuación te explicaremos todos los detalles.

¿En qué consiste el proceso de reunificar deudas?

En pocas palabras, consiste en agrupar todas las deudas, préstamos e hipotecas en una única cuota a devolver a la entidad financiera o prestamista al que se haya acudido a conseguir financiación en su momento.

Sabiendo el significado, surge otra cuestión: ¿compensa agrupar las deudas? Aquí encontramos una respuesta afirmativa y otra negativa.

En términos financieros, la agrupación de deudas reduce de manera importante la cuota a pagar de manera mensual.

Como contraprestación, y aquí encontramos la parte negativa, aumentan los intereses, puesto que el plazo de amortización de esa deuda también ha aumentado, como bien pueden explicar los asesores financieros de Nopal.

Explicado el significado del proceso de reunificación de deudas y la primera ventaja y desventaja de esta agrupación financiera, entremos en profundidad informativa sobre todo lo necesario que se necesita conocer a la hora de afrontar una reunificación de deudas.

El primer paso es dejarse asesorar por empresas especializadas en estos temas económicos, puesto que se requiere de un estudio de los datos de cada empresa y entender si este paso es adecuado o no.

 ¿Cuándo interesa? Aunque depende de cada empresa, por norma general es recomendable cuando esa sociedad no puede asumir el pago de sus cuotas en el corto plazo.

Entonces empieza el proceso, que se realiza a través de los mediadores (expertos en estas gestiones) o de las mismas entidades bancarias.

Antes de dar este paso, desde el Banco de España se habilita un simulador que permite hacerse una idea de los números que saldrían de una agrupación de deudas. En ningún caso es vinculante.

Cómo reunificar las deudas de tu empresa paso a paso - Diario de Emprendedores

Agrupar deudas: estudio

El primer paso consiste en conocer con detalle todas las deudas con las que se cuenta y, en consecuencia, qué dinero se necesita para asumir el pago de las cuotas y en cuánto tiempo se debe solicitar esta amortización de los préstamos.

Los expertos recomiendan que este estudio preliminar de carácter económico sea llevado a cabo por una empresa externa.

El motivo reside en realizar un informe objetivo. Cualquier error en este paso sería grave. Porque en función de esos números se aconsejará cómo reunificar las deudas: cuotas, plazos, etcétera.

Documentación que presentar

Si el proceso sigue su curso, necesitarás presentar la siguiente documentación: Documento Nacional de Identidad (DNI) de las personas que solicitan la agrupación de deudas; información de los avalistas; escrituras de los edificios o viviendas; justificantes de pagos; tasaciones; información social y económica de la empresa e información de todos los préstamos que se tengan abiertos.

Y, por último, otro dato muy interesante: certificado de no estar incluido en ningún listado de morosos. De lo contrario, el proceso no continuará en ningún caso.

Gastos del proceso de reunificación

Presentar toda la documentación no será la única información que debas conocer, sino que este proceso de reunificación de deudas conlleva una serie de gastos asociados.

En este sentido, hay que ser conscientes de si se tiene solvencia o no como para hacer frente a los mismos, si bien es cierto que estos gastos son asumidos por algunas entidades bancarias.

¿De qué gastos hablamos? Comisión de apertura; comisión de estudio de viabilidad de la compañía de cara a conceder o no esta agrupación de deudas; gastos derivados (si hay hipotecas, por ejemplo); comisiones de pagos anticipados y seguros que debas contratar en función de cada situación individual.

A este desembolso hay que sumar el coste de contratación de los servicios de los conocidos como mediadores. Este gasto nunca será asumido por las entidades.

Firma de las nuevas condiciones

Si finalmente ese proceso sigue su curso y acaba firmándose, esa empresa habrá conseguido más tiempo para abordar sus préstamos, establecerá unas cuotas más ajustadas a su realidad económica e, incluso, si mejorara su situación monetaria, también encontramos otro paso: la amortización total o parcial de las deudas. Eso sí, recuerda que los intereses serán mayores.

Después de la firma, todas las deudas serán canceladas y unificadas en una única deuda con las condiciones económicas negociadas y acordadas.

Será el punto final al proceso. Esta opción de agrupación de préstamos no se circunscribe a las empresas, sino también a cualquier persona que necesite ajustarse a este paso financiera como paso previo a asumir de manera más solvente sus deudas.

No hay ningún cambio en el proceso, más allá de algunos documentos, como no presentar datos de la empresa al tratarse de una persona física y no jurídica.


Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos
Responsable: Diario de Emprendedores
Finalidad: moderación de comentarios
Destinatarios: no se comunicarán datos a terceros
Derechos: tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos
Al enviar tu comentario, algunos datos como tu nombre, correo electrónico y web quedan almacenados en una cookie para volver a utilizarlos en futuras visitas. Tu dirección de correo electrónico no será publicada.