¿Qué es la cultura empresarial y cómo fomentarla?

0


Hoy en día, el concepto de cultura corporativa es muy importante en el área de la gestión de talento y personas dentro de las organizaciones.

En muchos casos, las empresas no le dan la importancia necesaria, pero es un punto clave en el éxito de una compañía, independientemente de si son grandes o pequeñas. Tener una cultura organizacional clara y bien definida puede favorecer el buen clima laboral, la comunicación, tanto dentro de la empresa como con el exterior, y afecta en las funciones que se realizan.

En este artículo profundizaremos en la definición, veremos de qué elementos se componen, cuáles son sus beneficios y cómo podemos fomentarla.

¿Qué es la cultura empresarial?

La cultura empresarial es el conjunto de valores, creencias, acciones, pensamientos, objetivos y normas que caracterizan y definen a una compañía. Es una manera de definir la identidad de la empresa y saber cómo las personas que la integran deben actuar para conseguir unas metas conjuntas y ayudar a alcanzar los objetivos comunes.

Cada cultura empresarial es diferente, ya que todas las empresas tienen personas y objetivos diferentes. Por tanto, aprovechar esto y dedicarle tiempo a integrarlo bien y asegurarse que todos los empleados se sientan representados, puede marcar una ventaja competitiva respecto a los competidores.

Es importante destacar que la cultura empresarial la debe definir la propia compañía y ha de conseguir transmitirla a sus empleados, y no al revés.

Elementos que la forman

Hay 7 elementos fundamentales que son los pilares sobre los que se sostiene la cultura empresarial:

  1. Misión: Es la razón de existir de la empresa. Para eso hay que preguntarse ¿Para qué existe la compañía?, ¿Qué necesidades resuelve?, ¿Quiénes somos?, ¿A quién nos dirigimos?, ¿Cuál es la propuesta de valor?,… Estas son algunas de las cuestiones que se deben resolver para poder definir la misión. Hay que ser realista y transparente sobre las fortalezas y debilidades.
  1. Visión: Marca el rumbo hacia dónde ha de ir la empresa. Se establecen los objetivos de la compañía siempre manteniendo un foco realista y establecer metas que sean alcanzables para favorecer la motivación del equipo.
  1. Valores: Son las creencias y la ética de la empresa que establecen un conjunto de normas de comportamiento para saber como actuar dentro de ella. Preguntante ¿Cómo somos?, ¿En qué creemos?
  1. Estructura organizacional: Dependiendo el tipo de estructura la cultura empresarial será diferente. Si son estructuras muy rígidas y muy jerárquicas es muy probable que la comunicación sea complicada, el grado de autonomía y libertad en el puesto de trabajo no sea muy elevado, etc. En cambio, las estructuras más planas son más flexibles, mejoran el bienestar de los trabajadores y la comunicación es más fluida.
  1. Talento humano: Las personas son el elemento diferenciador de una empresa y uno de los puntos clave con los que marcar una ventaja competitiva. Son los responsables de llevar a cabo la cultura empresarial y comparten los valores. Por eso es relevante por ejemplo ayudarles a que crezcan profesionalmente, ofrecer desarrollo continuo y promociones internas. Además, de los empleados también se incluyen los clientes y los proveedores.
  1. Prácticas empresariales: No solo se ha de dejar escrito en un papel. Los valores de la empresa se han de promover y tomar acción sobre ellos. Lo que se hace a de tener coherencia con lo que se dice.
  1. Entorno: El lugar de trabajo donde se desarrolla la jornada laboral afecta directamente en el modo de trabajo, en el clima laboral y en las relaciones que se establecen entre los miembros de una organización.

Beneficios de la cultura empresarial

  • Mejora la motivación de los trabajadores
  • Disminuye la tasa de rotación de los empleados
  • Aumenta la productividad
  • Genera una mayor adaptabilidad a los cambios
  • Mejora el clima laboral
  • Los empleados se identifican con la empresa y sienten que forman parte de ella
  • Aumenta la cohesión de equipo
  • Atrae talento
  • Permite establecer metas
  • Fortalece a la empresa, especialmente en épocas de crisis

Cómo fomentar una cultura de equipo

Y la gran pregunta es: ¿cómo se puede establecer una cultura empresarial para un negocio? Aquí tienes unos ejemplos que te pueden ayudar:

  • Poner foco en las nuevas incorporaciones en la empresa. Se ha de tener en cuenta si son personas que se ajustan o no a tus valores y están dispuestos a colaborar en alcanzar los objetivos marcados
  • Incentivar al equipo. Es importante que los miembros de la compañía se sientan valorados y especiales. Algún ejemplo de incentivos que los empleados agradecerán sería un welcome pack para las nuevas incorporaciones o hacerles detalles con el logotipo para que se sientan parte de la empresa: una botella personalizada, una taza, una libreta, bolígrafos…
  • Fomentar el teambuilding. Con la realización de este tipo de eventos se favorece a que los equipos se conozcan, las relaciones se fortalezcan y crear sensación de pertenencia a la vez que se disfruta de un tiempo de ocio alejados del ámbito laboral.
  • Favorecer la conciliación laboral y personal. Es importante mantener un equilibrio entre trabajo y vida personal. Por eso, permite a los trabajadores que dediquen tiempo a los seres queridos y a las labores personales implementando horarios flexibles o teletrabajo.
  • Promover el desarrollo profesional. Todo gran profesional tiene que estar al día de las novedades en su ámbito y debe seguir formándose para seguir adquiriendo aptitudes que favorezcan en su puesto de trabajo. Promueve el desarrollo constante y la adquisición de nuevos conocimientos con formaciones.
  • Beneficios adicionales. Puedes recompensar a los empleados con beneficios extras como pueden ser cheques de comida, seguro de salud, bonos transporte, guardería, planes de pensiones, etc.
  • Aumentar la satisfacción del clima laboral. Hoy en día que se trabaja como mínimo 8 horas, promover un buen clima de trabajo donde los empleados se diviertan, se sientan cómodos, se celebren ocasiones especiales, etc es un factor a destacar. De esta manera, aumentará la felicidad y la productividad.

Cada vez más, es importante dedicar esfuerzos en aplicar una buena cultura empresarial. A la larga, se convertirá en un punto positivo para la empresa y para los empleados que trabajan en ella. No pierdas el foco en el bienestar de tus trabajadores, ya que son el elemento fundamental para conseguir los objetivos marcados.

Fomenta un equipo sólido para poder asumir todos los retos que se presenten. Además, recuerda tener una comunicación fluida entre todos los participantes de la empresa, si no la cultura empresarial será muy complicada de conseguir.


Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos
Responsable: Diario de Emprendedores
Finalidad: moderación de comentarios
Destinatarios: no se comunicarán datos a terceros
Derechos: tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos
Al enviar tu comentario, algunos datos como tu nombre, correo electrónico y web quedan almacenados en una cookie para volver a utilizarlos en futuras visitas. Tu dirección de correo electrónico no será publicada.