Ideas de negocio, consejos, inspiración para emprender y mucho más

Sentimiento como herramienta estratégica

7


Felicidad

Fui a visitar una empresa del ramo de la ingeniería naval. Un edificio de estos que causan impresión por su majestuosidad, con una entrada espectacular, y una recepción con 3 bonitas y amables empleadas. Al subir a la planta, pude ver el gentío de la misma y observar a todos los trabajadores que allí estaban ( no menos de 50). Lo más curioso de todos ellos es que se les veía tristes, con cara de enfadados, desganados, y con unas ganas de irse a casa, como si aquello no fuera con ellos. Me dio la sensación de que el compromiso de todos aquellos no era con la empresa en cuestión.

Si extendemos la experiencia a la gran mayoría de las empresas medianas y grandes de este país, creo que estamos en una situación muy similar a la descrita. Los empleados no se sienten vinculados con el trabajo que realizan. No porque no les guste (que podría ser si llevan menos de 4 años haciendo lo mismo), sino porque no los motivan correctamente desde la dirección. El talento posiblemente ha sido menospreciado y enjugado en los primeros meses del desempeño laboral. El resultado es una productividad bajísima por empleado que se autoalimenta con mayores dosis de incompentencia por parte de la dirección y una falta de motivación en el trabajo.

La solución vendría con un estilo de dirección donde se trabajase el sentimiento. Esta es una de las claves del rendimiento de los trabajadores. Se consigue con una organización volcada en transmitir sentimiento, autoestima, creencia en los valores de la empresa y un apoyo total en los empleados. Se trata de crear un entorno laboral donde se potencia el talento y la capacidad de uno, con un protagonismo directo de todos por encima de jerarquías absurdas.

Por eso veremos que es necesario que en las empresas exista el rol y puesto directivo de Responsable de Sentimiento Corporativo (RSC). El mismo se encargaría de velar por la existencia de emoción, compromiso, felicidad y mucho sentimiento en el proyecto y en la empresa.


7 comentarios

  1. Salvador Romero en

    Supongo que tienes razón, Oscar, pero las pocas veces que he sabido de algo parecido, no me ha gustado nada.
    En las grandes consultorías, por ejemplo, se les suele dar charlas y cursos a los empleados haciéndoles ver que tienen que trabajar con visión de empresa, haciendo que ésta crezca, que tenga buena imagen… Hacen hincapié en el trabajo en equipo, en la continua formación, pero todo pensando en la marca, de la que todos forman parte. No me sé explicar muy bien (pido disculpas) porque yo no he asistido personalmente.
    Lo que sí se de primera mano son sus resultados: O bien el empleado se siente que está en una especie de secta, en la que se les anima a darlo todo por el líder (en este caso, la empresa), y se ríen del mensaje, o bien pasan a vivir para la empresa. En el primer caso el empleado acaba como los que has descrito en esta entrada. En el último caso, cuando la empresa se deshace de ellos (por ejemplo, prejubilación) se sienten traicionados, y se arrepienten de todas las energías y ganas que se volcó en la empresa.

    Supongo que tú estás hablando de algo completamente distinto, o que yo sólo conozco casos mal aplicados. De cualquier forma, veo muy difícil buscar la complicidad de un empleado en una empresa grande, dónde el 90% del resto de los trabajadores no te conocen.

  2. Salvador Romero en

    Se me ocurre ahora mismo el caso de Google, dónde los empleados dedican el 10% de su tiempo en proyectos personales, mientras más disparatados sean, mejor.
    De esta forma un empleado inspirado sí puede marcar una diferencia. Muchos de los servicios de google han surgido de iniciativas de empleados. El empleado, además, sabe, que si su proyecto tiene éxito, tendrá a toda la empresa detrás para apoyarle.
    Supongo que a ésto se refiere con el apoyo a los empleados.

  3. Claro que hay cosas buenas. El mundo de los emprendedores es la verdadera salida tanto personal como profesional. Lo que pasa es que solo somos unos pocos, menos del 0,1% del total de profesionales, y claro tenemos que aumentar para dar un nuevo impulso a la sociedad de hoy, tanto dinamizándola con iniciativas como de pensamiento. Toca rejuvenecerse ya que creo que estamos en una auto complacencia muy peligrosa.

  4. Pingback: El Blog y la Emprensa | El blog de Oscar Sánchez

  5. Pingback: Unión Fenosa y Gas Natural te ofrecen un negocio de consultoría | El blog de Oscar Sánchez

  6. Pingback: Rac1, la magia de crear emprendedores | El blog de Oscar Sánchez