Emprender sin morir en el intento

0


Emprender sin morir en el intento - Diario de EmprendedoresEste artículo ha sido escrito por Toni Alcántara, CEO de Inddubio: tu gestor de proyectos jurídicos colaborativos

No hay nada como un primer batacazo empresarial para forjar las bases de una startup con posibilidades de salir adelante.

Aunque si bien echando la vista atrás un proyecto fracasado puede ser lo que te ayude a conseguir el éxito en un siguiente proyecto, afortunadamente este es un paso por el que no es imprescindible pasar.

Aún así fracasar (o no acabar en los mejores términos) con una primera startup, es muchas veces la consecuencia natural de una serie de factores difíciles de controlar: la emoción por lanzarse a emprender cuanto antes, hacerlo entre amigos pensando que la amistad será el bálsamo que todo lo cure o asumir que nuestra idea funcionará antes de tan siquiera haber hecho las validaciones más básicas.

¿Se pueden evitar todos estos contratiempos? Con una buena formación, los mentores adecuados y una predisposición sincera para escuchar unas cuantas cosas que no te van a gustar (como, por ejemplo, asumir que tu idea no tiene ningún sentido después de no haber superado ninguna prueba de MVP con los indicios mínimos de satisfacer una necesidad), quizás seas de los que consiguen llegar y besar el santo a la primera.

Y tal vez acabes dedicándote a mejorar un sector en el que nunca imaginaste que acabarías, como fue mi caso cuando, después de una primera startup fallida dedicada a la nutrición deportiva, acabé por adentrarme con Inddubio en el sector de las tecnologías para el sector legal, formando parte de las consabidas Legaltech con un proyecto nutrido de una propuesta de cambio.

¿Qué es lo que hice diferente en mi segunda tentativa por crear algo único, útil y llamado a cambiar algo a mejor? Varias cosas detrás de las que habría mucho por comentar, pero en líneas generales.

Emprender sin morir en el intento - Diario de Emprendedores

Menos Business Plan

Nos han enseñado que toda empresa debe comenzar por un Business Plan en condiciones, con cientos de páginas de análisis, desarrollo y planteamientos.

Si bien es cierto que en un determinado punto nos va a resultar necesario contar con esta información (por ejemplo, al solicitar financiación a una entidad bancaria), tal vez nos valga más dedicar esas horas a hacer una validación inicial de nuestra idea (el consabido MVP).

Más validación de tu idea

Lo más divertido de todo: hacer un prototipo de tu producto o servicio (sin gastarse un dineral) y dárselo a probar a quienes consideras que serán sus usuarios.

El prototipo puede tener muchas formas, desde una primera versión tangible hasta una landing page donde mostramos visualmente el producto.

Lo que marcará la diferencia será la fiabilidad de los resultados obtenidos (siempre será mejor hacer una primera venta a conseguir que una persona se apunte en una lista de espera o que te deje su email para obtener más información).

MVP a tope

La validación de tu idea puede tener muchas formas, pero un solo resultado: la confirmación de que la gente quiere tu producto y que estaría dispuesta a comprarlo. Aquí van algunas ideas:

  • Preguntar a conocidos: baja fiabilidad (su amor por ti podría condicionar su respuesta), ¡todos te comprarían!
  • Crear una versión sencilla del producto y tratar de vendérselo a desconocidos: si crees que esos pastelitos orgánicos van a ser un pepinazo, haz una tirada y ofréceselo a tus doscientos vecinos, a ver qué pasa. Ponle un precio y pide feedback.
  • Crear una landing page con opción de compra. El número de clics sobre el botón de “Pagar ahora” (aunque sea ficticio) ya es un indicador de intención de compra.
  • Apuntarse a lista de espera, pre-ordenar producto, etc… son otras opciones para validar el interés en lo que quieres comercializar.

Ser honestos (y muy precavidos) con los datos

Por mucho que deseemos que nuestra idea no solo nos parezca un pepinazo a nosotros, no podemos leer los datos con los ojos de quien quiere a toda costa que algo pase: si quieres ver algo con muchas ganas, lo acabarás viendo.

Un ejemplo: tener visitas a tu landing de producto no significa que la gente realmente quiera tu producto, tal vez estén curioseando. Necesitas activar eventos que, a cualquier persona con sentido común, le indiquen que realmente hay un interés en lo que vas a vender.

Si todavía ni siquiera has producido ningún producto y ya tienes veinte interesados que han hecho una pre-order y han pagado por ello, genial. Eso es lo que debes buscar, más allá de eventos ambiguos que puedan no significar interés en pagar por tu producto/servicio.

Mente abierta

Si los datos no respaldan tus hipótesis o si dejan más dudas que otra cosa, párate a considerar los riesgos de seguir adelante (valorando los costes en términos económicos, pero también teniendo en cuenta tu valioso tiempo).

No se trata de vender lo que queremos, sino lo que los consumidores necesitan. Verificar el encaje product-to-marketes clave antes de continuar por una línea.

Emprender sin morir en el intento - Diario de Emprendedores

Pivotar, virar, girar…

Una opción lógica y natural que siempre puede salir a escena. Aunque no hemos validado nuestra hipótesis (nadie parece estar dispuesto a pagar por un «Servicio de bibliotecario personal que ordena tus libros por temáticas», tal vez puedas aprovechar el feedback de tus testeos para identificar otros «dolores» -ejemplo: ¿qué hago con todos los libros viejos que no volveré a leer y que ocupan espacio?-).

En mi segundo emprendimiento con Inddubio, todos estos factores han tenido un peso decisivo a la hora de sacar adelante el proyecto con mejores resultados que en el primer intento: menos sesgo en la información, más exigencia a la hora de validar hipótesis, mayor valor diferencial respecto de las opciones alternativas y un largo etcétera de aspectos que de forma conjunta nos han ayudado a caminar con paso firme y decidido.

¿Vas a emprender? Ten en cuenta estos consejos de emprendedor curtido en mil batallas y seguro que todo llega a buen puerto antes de lo que esperas.

Si quieres montar tu propio negocio y también será interesante que conozcas las principales ventajas de ser emprendedor.


Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos
Responsable: Diario de Emprendedores
Finalidad: moderación de comentarios
Destinatarios: no se comunicarán datos a terceros
Derechos: tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos
Al enviar tu comentario, algunos datos como tu nombre, correo electrónico y web quedan almacenados en una cookie para volver a utilizarlos en futuras visitas. Tu dirección de correo electrónico no será publicada.