Ideas de negocio, consejos, inspiración para emprender y mucho más

El emprendedor Nickolay Lamm lanza una muñeca anti-Barbie gracias al crowdfunding

2


El emprendedor Nickolay Lamm lanza una muñeca anti-Barbie gracias al crowdfundingA pesar de ser una de las muñecas favoritas de las niñas del mundo entero, la Barbie ha sido criticada en multitud de ocasiones por sus desproporcionadas medidas y su extrema delgadez.

Este hecho llevó al emprendedor Nickolay Lamm a poner en marcha una campaña de crowdfunding para lanzar al mercado una novedosa muñeca anti-Barbie.

La idea llamó tanto la atención del público que Nickolay consiguió que un total de 13.000 personas pusieran su granito de arena e invirtieran una pequeña suma en su iniciativa.

Gracias a los mecenas, este atrevido y original emprendedor podrá lanzar unas 19.000 muñecas durante estas próximas navidades.

Una muñeca anti-Barbie con tatuajes y celulitis

Lo más llamativo de Lammily, nombre con el que ha sido bautizada esta novedosa muñeca, es que tiene muy poco que ver con la auténtica Barbie, creada por Mattel en el año 1959.

Y es que Lammily es de lo más real debido a que, al igual que las mujeres de verdad, tiene acné, heridas, celulitis e, incluso, tatuajes.

Unas cualidades que la han convertido en un juguete de lo más peculiar y en una muñeca anti-Barbie que podrá estar presente en muchos hogares durante esta Navidad gracias al crowdfunding.

El emprendedor Nickolay Lamm lanza una muñeca anti-Barbie gracias al crowdfunding

Apostando por lo natural

La Barbie que todos conocemos tiene, como te hemos comentado anteriormente, unas medidas bastante desproporcionadas que no se asemejan en absoluto a las de las mujeres reales.

Lammily, en cambio, realza la naturalidad a través de unas medidas mucho más proporcionadas.

En cuanto a su aspecto, la muñeca tiene la apariencia de una joven de 19 años, morena, no muy alta y con una complexión normal.

Además, su creador ofrece la posibilidad de adquirir accesorios para personalizarla, entre los que se incluyen granitos, heridas, picaduras o estrías.

¡Una muñeca anti-Barbie que aboga por la naturalidad!