Ideas de negocio, consejos, inspiración para emprender y mucho más

Fragancias inspiradoras que te llegarán al corazón

0


Fragancias inspiradoras que te llegarán al corazónBarb Stegemann tuvo una visión: ayudar a una paz sostenible en naciones contienda mediante el establecimiento de alianzas de comercio justo.

Ella es la fundadora de The 7 Virtues Beauty, una empresa canadiense que produce aceites esenciales de regiones en guerra que necesitan ser reconstruidas, y crea hermosas  fragancias que los clientes pueden mezclar para crear sus propias esencias personalizadas.

De madre soltera, Barb Stegemann se crió en zona rural de Canadá, y es la prueba viviente de que la determinación y la pasión pueden llevarte a cumplir tus sueños.

La vida de Barb como consultora de comunicación y relaciones públicas cambió cuando su mejor amigo, un capitán del ejército canadiense, fue herido en Afganistán. Esa circunstancia la motivó a buscar cómo podría apoyar la paz en esos países.

Un día vió un documental acerca de un agricultor afgano que trataba de establecer cultivos legales de rosas y azahar en su comunidad. Había encontrado el cómo y nacieron los perfumes.

Estableciendo relaciones comerciales justas y estables Barb Stegemann está ayudando a reconstruir las comunidades que sufren. Una de sus prioridades es pagar precios competitivos y sólo en Afganistán la joven compañía ha invertido cerca de 100.000 $ desde su lanzamiento.

Hoy la colección se compone de cuatro fragancias: Paz de Oriente Medio, Vetiver de Haití, Rosa Noble de Afganistán y Azahar de Afganistán.

Las fragancias se hacen a mano con los mejores aceites esenciales procedentes de las respectivas regiones. Las cuatro fragancias se pueden mezclar para crear la tuya propia y los cuatro perfumes también están disponible en una caja personalizada bellamente empaquetada.

El consejo de Barb es: “si los bancos no te prestan el dinero, arriésgate, busca un inversor, lo que sea. Pero hazlo. Si crees en ti y en tu idea, arriésgate. Así, cuando te sientes en el sofá de tu casa cuando tengas 96 años podrás decir “lo hice”.

Si no tienes miedo al fracaso, si crees en ti, si pones toda tu pasión en lo que hagas, el éxito llegará tarde o temprano.


Comments are closed.