Ideas de negocio, consejos, inspiración para emprender y mucho más

Emprender on-line a base de errores te hace más feliz

0


Emprender on-line a base de errores te hace más feliz - Diario de EmprendedoresEmprender on-line se ha convertido en la opción favorita de infinidad de emprendedores debido tanto al auge de internet como a las posibilidades que ofrece el ámbito virtual.

A día de hoy, son muchas las vías existentes para encontrar inspiración y motivación a la hora de emprender on-line.

Una de ellas consiste conocer la historia y las vivencias de otras personas que se hayan atrevido a dar forma a su idea y se hayan adentrado en el universo del emprendimiento.

Por eso, hoy queremos compartir contigo el relato de Sonia Molinero, una emprendedora, soñadora y amante de la lectura y la escritura que se ha convertido en la creadora del portal web siemprendes.com y que asegura que emprender on-line a base de errores te hace más feliz. Te dejamos con ella.

Sonia Molinero y su experiencia como emprendedora on-line

Recuerdo cuando comencé; no tenía ningún tipo de conocimiento acerca del mundo de los negocios ni tampoco de internet.

La ilusión y las ganas eran lo único que llevaba en la mochila y también, suerte la mía, un gran equipo familiar a mi lado.

Cuando empecé a formar parte de la empresa de mi hermano todo era sencillo. No tenía ninguna responsabilidad, pero cuando las cosas se torcieron a nivel económico, empezó lo difícil.

Ahí tuve que empezar a estudiar y a adentrarme poco a poco en algunos temas en que no era ninguna experta. El mundo del emprendimiento exige mucho de todos nosotros y en internet es mucho más complicado.

Por lo menos así lo he vivido yo porque he sido muy negada con la tecnología desde siempre. ¿Te apetece saber cómo alguien así ha salido adelante en un entorno digital?

Cómo aprendí a superar los miedos iniciales

Emprender on-line a base de errores te hace más feliz - Diario de Emprendedores

Sonia Molinero.

Para sacar la empresa de la ruina tuvimos que buscar otras vías de ingresos.

Y con la que estaba cayendo la única respuesta la encontramos en internet. No fue fácil, ni rápido, pero al menos era una buena alternativa.

Emprender on-line con pocos recursos era el reto porque el tiempo era lo único que teníamos para invertir en nuestro primer proyecto: siemprendes.com.

Hay muchos ejemplos de emprendedoras de éxito que de la nada hacen un imperio.

No fue mi caso. Pero eso no me hizo desistir en mi empeño y preferí luchar (sobre todo conmigo misma) para ayudar a sacar el negocio de mi hermano adelante.

Sacrificamos muchas cosas, sueños se quedaron por el camino, pero la experiencia ha sido brutal. Aprendí que daba igual tener miedo. Cuando tienes que hacer algo, lo tienes que hacer y ya está.

Entre mis barreras estaban todas estas de la lista, como te imaginarás tuve que superar cada una de ellas:

  • Aceptar la poca disciplina que tenía cuando algo no me gustaba.
  • Enfrentar la poca predisposición cuando no veía soluciones rápidas a los problemas.
  • Superar el miedo a no ser capaz de ayudar a alguien que me importa.
  • Aceptar la incertidumbre económica.

Estos puntos los tengo claros ahora, con el paso de los años, porque en su día tuve que ir viviéndolos uno a uno (y pasándolo fatal, claro). No fue algo rápido.

Y ahora sé que equivocarme en aquellos comienzos fue algo maravilloso, no saber hacer las cosas nos capacita, nos prepara y nos da perspectiva.

Porque cuando aprendemos a no dejarnos arrastrar por los problemas es cuando empezamos a ver las soluciones. Simplemente dejan de asustarnos.

¿Qué cosa peor podía ocurrir? La empresa ya estaba en la ruina, no podíamos pagar la mayoría de los gastos. Lo único que había que hacer era ir hacia delante, poco a poco y con paciencia para algún día lograr un equilibrio.

Estudiar, probar, equivocarnos y volver a empezar haciéndolo de otra forma. Esa era la manera. Y, cómo no, saber que el tiempo había que aprovecharlo aplicando lo aprendido.

Aprendí a base de errores, sí. Unos errores que afortunadamente no nos costaron demasiado dinero, pero pudieron enseñarnos cómo conseguirlo.

En nuestro caso, aprender marketing digital y llevar nuestro negocio a internet, fue el comienzo de una nueva vida inimaginable. Y a pesar de sentirme horrorizada porque no me veía capaz de hacerlo, fue posible.

Emprender on-line a base de errores te hace más feliz - Diario de Emprendedores

Cómo conseguí aceptar los errores de emprendedora principiante

Con el paso del tiempo aprendes a ver los beneficios que trae ser emprendedora, pero no te voy a negar que el camino se hace complicado.

Porque después de entender las reglas del juego, no tienes más remedio que reinterpretarlas a tu manera. Cada negocio es un universo entero y hay mil formas de hacer las cosas bien.

Mi experiencia me ha enseñado a aceptar que no todo vale para todo el mundo. Hay que adaptar todo conocimiento adquirido a nuestra empresa y a nuestras circunstancias.

Además, la evolución en internet es imparable. Nada es estático, los tiempos cambian, los sistemas avanzan, los usuarios cambian, y tú… tú también, por supuesto.

Lo comprobarás en tu propia trayectoria si es que estás en este camino de emprendimiento y te estás planteando emprender on-line.

Comprobarás que tienes que trazar tu propio recorrido y que nada será similar a lo que tú estés viviendo. En mi caso, los errores me han ayudado más que los aciertos.

¿Qué he aprendido de verdad? ¿Cómo se aceptan los errores? Pues te dejo lo más importante para mí:

  • He aprendido a ser compasiva con lo que no soy capaz de llevar a cabo, sin más. No pasa nada.
  • He conseguido valorar lo que sí sé hacer, dejando a un lado los sentimientos de impotencia absurdos e infantiles.
  • He comprendido que todos tenemos puntos fuertes y se trata de sacar provecho de esas virtudes que sí que pueden hacernos ganar dinero. Para lo que no estés preparado, cuenta con otra persona.
  • He conseguido pedir ayuda sin sentirme de menos y aceptando el rechazo, si es que llega en algún momento.
  • He descubierto que si tu proyecto on-line no te apasiona estás perdido. Debes estar en sintonía y totalmente encantado de dedicarte a ello.

Emprender on-line a base de errores te hace más feliz - Diario de Emprendedores

Una máxima que importa: “La felicidad como estado permanente en mi proyecto”

La idea se resume muy rápidamente: mientras lo que haces te haga sentir feliz, vas por buen camino.

Todo el recorrido en internet lo hice junto a mis dos hermanos. Hemos aprendido (y seguimos aprendiendo) de los errores que cometimos y cometeremos, sin lugar a dudas.

Pero de eso se trata, ese es el juego aquí: que aunque consigas definir muy bien tus objetivos, montes tu blog o tu web con paciencia y con las cosas muy claras, trabajes como una loca y le eches mil horas a tu proyecto, volverás a equivocarte.

Pero mientras cometas errores sintiéndote feliz con tu proyecto y la labor (sea la que sea) te ofrezca plenitud, todo irá bien.

Comprenderás que todo tiene sentido y encaja, porque sin un tropiezo quizás no te hubieras arriesgado a seguir ese camino que ahora te hace sonreír frente a tu ordenador.


Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos
Responsable: Diario de Emprendedores
Finalidad: moderación de comentarios
Destinatarios: no se comunicarán datos a terceros
Derechos: tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos
Al enviar tu comentario, algunos datos como tu nombre, correo electrónico y web quedan almacenados en una cookie para volver a utilizarlos en futuras visitas. Tu dirección de correo electrónico no será publicada.