Trabaja mejor para vivir bien


Esto de trabajar y dedicarle muchas horas al proyecto profesional ya no es una máxima para muchos. Aquello de que el trabajo dignifica es verdad y no lo ponemos en duda, pero lo de dedicarle horas y más horas porque hay que sacar el tema adelante, es posiblemente hoy en día una pérdida de tiempo y de vida. Hay nuevas formas de alcanzar lo mismo con caminos diferentes.

Y lo decimos basados en un estudio informal pero analítico entre muchos directivos y empleados en empresas e instituciones públicas (funcionarios). Ante a la pregunta de a cuantas reuniones asistieron la última semana y cuantas de ellas fueron realmente provechosas, el resultado fue que más de la mitad no sirvieron para nada y ya no tienen seguimiento por parte de nadie de los que asistió a las mismas.

Y es que se pierde mucho tiempo en reuniones improductivas, en hacer, inventar y mover papeles para legitimar algún que otro comportamiento o justificación laboral. Podríamos ser mucho más eficientes en las empresas y organizaciones. Las ganancias de esa productividad laboral podrían revertir en un aumento de la calidad de vida del trabajador. Por ejemplo, trabajar menos horas consiguiendo lo mismo. Así podríamos entrar a trabajar más tarde o salir más temprano.

Tales medidas permitirían la conciliación familiar con los trabajos y todo el mundo estaría más contento.

Y por qué no se hace? Porque los que mandan son posiblemente los que más tiempo pierden y además no saben como llenar de aliciente personal esas ganancias de tiempo alcanzadas en sus vidas. En lugar de volcarse en crearse un ocio y vida personal, se lo dedican todo al trabajo.

Empiezan a salir voces reclamando un desasosiego social y económico. Es el movimiento llamado Decrecimiento. Está y suena muy bien. Esperemos que los gestores de tal movimiento no conviertan la base de sus esencia en un grupo anárquico y anti sistema. No se trata de cambiar lo que tenemos sino de mejorarlo.

Nosotros nos postulamos por la vida del Emprendedor. Es quien mejor vive y quien mejor se lo monta. Lo hemos comentado con ejemplos que ilustran su modus vivendi. Cuando en unos años analicemos la vida de los seres humanos, tendrán que hacer especial mención a aquellos que gozaban de mayor felicidad y salud: los emprendedores

El otro punto importante a considerar es lo relativo a la longevidad. Está demostrado que los emprendedores han sido al final de sus vidas, más felices y están en mejor forma para vivir los años de retiro. La aplicación para móviles Vivir más calcula la esperanza de vida en función de unos hábitos y conductas, y entre ellas figuran las propias de un carácter emprendedor. Si quieres vivir más, hazte emprendedor y descárgate la aplicación para proporcionarte más vida.

Pero en el movimiento emprendedor también tienen que cambiar algunas cosas. Eso de trabajar de sol a sol tiene que evolucionar. Es verdad que cuando se empieza, hay que dedicarle muchas horas, y al ser todas ellas llenas de ilusión y pasión por el proyecto, no duelen. Pero se debería acompañar dicho inicio con un plan de disciplina personal para ir ganado calidad de vida a la misma velocidad que se materializa y consolida el proyecto. Esto hará que tanto la persona como su proyecto crezcan y se desarrollen plenamente.

Es el caso de David, dueño de 4 bares en la ciudad de Barcelona. Ha decidido, después de unos años de plena dedicación, deleitarse con un espacio que ha convertido en su paraíso. El sotano de su casa lo ha convertido en un taller artesanal de pintura y allí va a pintar todos los martes en lugar de ir a trabajar. O Marta, que cada jueves por la mañana  se lo dedica a ella y a sus cosas. Y en ambos casos sus negocios no solo no se han resentido sino que puede que vayan igual o mejor. Y ellos han ganado en calidad de vida. ¡Viva ser emprendedor!

Social tagging: > > > > > >

Comments are closed.