6 consejos de alimentación para maximizar tu potencial


6 consejos de alimentación para maximizar tu potencialAlimentarse bien hoy en día no es tarea fácil: la falta de tiempo, la vida ajetreada, el exceso de publicidad engañosa y la falta de información nos empujan a caer en el desconcierto a la hora de elegir nuestros alimentos.

Diseñar un plan de alimentación que nos permita alcanzar nuestro máximo potencial requiere de algunos conocimientos mínimos de nutrición: cuanto más informados estemos, más fácil será adaptar nuestra dieta a las necesidades nutricionales de nuestro organismo.

Sin embargo, es importante dar el primer paso de la mano de un profesional: nada mejor que un nutricionista calificado para guiarnos hacia una vida saludable.  

En lo que a alimentación se refiere existen docenas de corrientes distintas, cada una proclamadora de la única verdad. Aunque todas difieren entre sí y algunas incluso representan extremos opuestos, existen algunas reglas de oro en las que casi todas las corrientes -y los profesionales de la salud- coinciden.

6 consejos de alimentación para maximizar tu potencial

Realiza un mínimo de seis comidas al día

Probablemente no sea la primera vez que escuchas esto, y tampoco será la última. ¿Por qué? Debido a que existen tres razones de peso detrás de esta afirmación.

Por un lado, el comer pequeñas porciones cada pocas horas ayuda a evitar la sensación de hambre y, por ende, la creación de antojos, que son generalmente de naturaleza poco saludable (a nadie se le antoja jamás una lechuga, ¿o sí?).

También mantiene el metabolismo activo y el azúcar en la sangre bajo control. Todo esto se traduce en un cuerpo más eficiente a la hora de aprovechar los nutrientes presentes en los alimentos.

La principal ventaja de esta primera regla es que, al no realizar comidas copiosas, nunca tendrás la somnolencia que aparece cuando tienes el estómago demasiado lleno, lo que permite que tu cerebro se mantenga liviano y pueda enfocarse en otras tareas además de digerir.

Como ventaja extra, este consejo te ayuda también a adelgazar. Eso sí, para que funcione en todo su esplendor debes consumir alimentos sanos y evitar en lo posible azúcares, harinas blancas o alimentos muy procesados.

Combina bien los alimentos

Existen algunas reglas a la hora de combinar los alimentos que solemos ignorar, aunque cuenten con una razón fisiológica que las respalda.

Por ejemplo, la combinación de carbohidratos y proteínas en una misma comida no es recomendada porque la presencia de carbohidratos en el estómago inhibe la secreción de la única enzima capaz de digerir correctamente las proteínas.

Otro ejemplo es la combinación de carbohidratos y ácidos: la presencia de estos últimos en la boca inhibe la secreción de ptialina, la enzima necesaria para digerir los carbohidratos a nivel oral.

La fruta, por ejemplo, es mejor comerla sola o antes de las comidas y no después, ya que se digiere mucho más velozmente que otros alimentos y, por ende, se aprovecha mejor si no se bloquea su paso por el tracto intestinal con alimentos de digestión más lenta.

El obviar esta regla no quiere decir que la combinación de estos alimentos vaya a ser dañina, pero sí poco eficiente a nivel nutricional y, por ello, poco eficiente a la hora de transformar los alimentos en la energía que precisas para funcionar al máximo de tu potencial.

6 consejos de alimentación para maximizar tu potencial

Mucha fibra, poca carne

Ésta es, posiblemente, la regla más popular de todas y, para algunos, la más difícil de seguir.

Si bien el cuerpo humano es omnívoro, es decir, capaz de digerir tanto vegetales como carne, la disposición anatomofisiológica de nuestro tracto digestivo está más cerca de los herbívoros que de los carnívoros.

Es por este motivo que necesitamos más vegetales que carne en la dieta y que funcionamos mejor cuanta más fibra le proveemos a nuestro organismo.

La fibra presente en los vegetales cumple varias funciones a nivel digestivo: limpia los intestinos arrastrando todo a su paso, promueve la salud de la mucosa entérica y además genera saciedad sin crear sensación de pesantez.

Evita los alimentos procesados

En respuesta a una elevada demanda de consumo, el crecimiento de la industria alimenticia en las últimas décadas ha sido tal que las empresas han encontrado muchos obstáculos a la hora de mantenerse competitivas dentro de la industria.

Esto generó que muchas de ellas recurrieran a una alteración de los ingredientes o a la inclusión de sustancias químicas en sus recetas para hacerlas más duraderas, más sabrosas o de producción más económica.

Todos estos químicos, presentes en casi la totalidad de los alimentos que consumimos, afectan negativamente a nuestro organismo de diversas maneras.

Es por eso que es importante mantenerse lo más fiel posible a las recetas de la Madre Naturaleza y plantear nuestra dieta de modo que el mayor porcentaje de alimentos que ingiramos sea lo más natural posible: frutas, verduras, cereales, carnes y huevos.

6 consejos de alimentación para maximizar tu potencial

Elude en lo posible los demonios de siempre

El azúcar, el alcohol, las grasas saturadas, los edulcorantes, las harinas refinadas, los alimentos procesados… Estos acidificadores del organismo tienen tan mala fama que ni siquiera hace falta explicar el porqué debes evitarlos en la medida de lo posible.

La acidez de la sangre tiene un notable impacto negativo sobre el cerebro y el corazón, los dos órganos que más participación tienen en el desarrollo de tu fuerza y tu claridad mental, y por ende los órganos que más te debería interesar mantener intactos.

Ojo, que un gusto cada tanto se lo merece cualquiera, y mientras un 80 % de tu dieta sea sana en lo que a ingredientes, combinaciones y formas de cocción se refiere, un desliz ocasional no generará mayores desarreglos en tu estado nutricional general.

Aprende a leer e interpretar las etiquetas

El empaquetado de los alimentos que compramos en el supermercado tiene muchas veces información engañosa: puede ser que un producto exponga en el frente de su etiqueta poseer un 0 % de grasas, pero puede omitir los valores de sal o azúcar que ha de contener para equilibrar el sabor.

Por eso es importante saber interpretar las etiquetas de los productos para poder elegirlos a consciencia.

Por ejemplo, la reglamentación de muchos países obliga a los productores a enlistar los ingredientes de acuerdo al porcentaje en el que se encuentran en el producto final.

Así, una barra de cereales puede contener azúcar como su ingrediente principal, aunque en la presentación de la etiqueta omita esa información y enfoque la publicidad a su contenido en cereales, semillas o frutos secos.

Es importante también conocer algunos de los códigos con los que se representan algunos conservantes, investigar sobre ellos y elegir si queremos permitirlos o no en nuestra dieta.

Si logras adquirir los hábitos citados en esta lista, estarás un paso más cerca de ayudar a tu cuerpo y tu mente a alcanzar su máximo potencial a la hora de aprovechar los alimentos que consumes y transformarlos en la energía que usas para mantenerte al tope de tus capacidades.

Sin embargo, ten en cuenta que cualquier hábito que quieras adquirir a largo plazo necesita la previa aprobación de un nutricionista, así que elige un profesional avalado que te genere confianza.

Para encontrarlo indaga entre familiares y amigos o busca en tu comunidad. Por suerte, gracias al alcance de internet y de plataformas como StarofService, ahora puedes ampliar los horizontes y realizar una búsqueda personalizada de profesionales desde la comodidad de tu hogar.

Si quieres llevar una dieta sana y gozar de una buena salud puedes combinar estos consejos de alimentación con el consumo de ingredientes para cuidar el hígado.

Social tagging: > > > > > > > > > >

Comments are closed.