Entrevista a Beatriz de Andrés, directora general de Art Marketing


Entrevista a Beatriz de Andrés, directora general de la agencia de comunicación Art MarketingConstruir una buena reputación, comunicar lo que hacen y medir los resultados de todas sus campañas resulta fundamental para los emprendedores que desean transformar sus proyectos e ideas de negocio en un éxito.

Pero, para ello, es necesario contar con los servicios de una agencia de comunicación y relaciones públicas que esté especializada en realizar este tipo de labores.

Una agencia como, por ejemplo, Art Marketing, que colabora con los departamentos de comunicación y marketing de las empresas desde el año 1999 y que ayuda a las compañías a construir una excelente reputación.

Además, el equipo que forma parte de Art Marketing también se centra en comunicar con noticias positivas, objetivas y contrastadas que son compartidas con los grupos de interés de cada entidad.

Las cualidades de Art Marketing nos han llevado a entrevistar a la emprendedora Beatriz de Andrés, directora general de la compañía, con el fin de conocer un poco mejor su historia y los múltiples beneficios de esta agencia de comunicación y relaciones públicas.

Entrevista a la emprendedora Beatriz de Andrés, directora general de la agencia de comunicación Art Marketing

¿Qué te llamó la atención de iniciarte como emprendedora? ¿Naciste o te hiciste emprendedora?

Siempre he vivido en una familia de emprendedores. Mis padres, mi abuelo, mis tíos… han sido empresarios. Aunque en sectores distintos, uno se acostumbra a la incertidumbre, lo ves normal. Así que, cuando me llegó el momento tampoco es que fuera una gran decisión, era parte de una evolución natural.

Como no encontré el puesto de trabajo que yo quería, lo más razonable era crearlo… De hecho, en aquella época hice el plan de negocio de tres proyectos completamente diferentes. Del que llegó el primer cliente, fue por el que aposté.

Ser emprendedor no es sinónimo de ser empresario. No todos los emprendedores son empresarios, ni todos los empresarios son emprendedores.

Uno puede tener un espíritu emprendedor en la empresa en la que trabaja como asalariado, innovando, proponiendo mejoras… Ni siquiera se tiene que ser directivo. Cada uno en su puesto de trabajo puede emprender un camino para buscar la excelencia, la “milla extra”.

En el otro lado hay muchos empresarios cuyas empresas fueron creadas por generaciones anteriores. Otros que, lamentablemente, siguieron los “cantos de sirena” de la vida aparentemente idílica de no tener jefe, sin evaluar los deberes y las responsabilidades que conlleva emprender un negocio.

Pueden ser emprendedoras natas, pero se aburren en la gestión empresarial, se abruman ante las responsabilidades o tienen una visión distorsionada de la realidad, no midieron correctamente el tiempo y desgaste psíquico y emocional de la incertidumbre y abandonan.

Lo hemos visto estos últimos años con muchos autónomos que han tenido que lanzarse al ruedo del mercado obligados por las circunstancias y la crisis, pero ¡no se es empresario hasta que no pagas nóminas!

Entrevista a Beatriz de Andrés, directora general de la agencia de comunicación Art Marketing

¿Crees que viven mejor los emprendedores?

Me da mucha pena cuando se pone sobre un altar al “emprendedor” al tiempo que se estigmatiza al “empresario”. No sé en qué momento o qué ideología ha conseguido que el emprendedor sea visto como un valiente aguerrido, un héroe de la sociedad que merece toda la ayuda y apoyo institucional, mientras que el empresario es visto como un oportunista, explotador (por no decir cosas más fuertes). Deberíamos cambiar las percepciones de ambas situaciones, que no son otra cosa que etapas de un mismo proceso.

Desde mi punto de vista, cualquier emprendedor vive en una incertidumbre constante. Cuando un asunto se resuelve, aparece otro problema y así continuamente. Ese es uno de los aspectos en la vida de cualquier emprendedor, y también de cualquier empresario.

Lo que pasa es que al principio de una empresa, el riesgo no es tan grande. Uno asume que estará invirtiendo tiempo y dinero en su proyecto… El problema es cuando pasan los años y te das cuenta que estás en el mismo punto de incertidumbre que al principio, pero con muchas más cargas y responsabilidades.

Cualquier empleado asalariado no tiene las preocupaciones (puede tener otras, eso sí). El emprendedor debe valorar el pago de los clientes, proveedores, facturas, clientes morosos, y además, tener la mente lúcida y equidistante para poder sacudirse el miedo para mirar al futuro y pensar en estrategias de éxito.

¿Si hubieras podido, habrías empezado antes como emprendedora?

Empecé como emprendedora a los 27 años. Pero desde los 15 ya había tenido trabajillos en la tienda de mi abuelo, dando clases… A los 20 empecé a trabajar en la profesión de mis sueños. Seguí estudiando. A los 26 había terminado la carrera y estaba “quemada” de ese trabajo idílico.

Uno empieza una aventura empresarial cuando ha explorado otros caminos y por descarte llegas a la conclusión de que lo mejor para ti es empezar por tu cuenta.

Yo le decía a mi ex socia cuando empezamos “¿qué perdemos, qué ganamos? Y si respondes que lo único que puedes perder es tu tiempo, entonces es que has llegado a la conclusión porque el tiempo nunca se pierde cuando emprendes, porque son experiencias que ganas!”.

En mi caso antes hubiera sido imposible empezar. Además, yo estuve dos años evaluando la situación y explorando distintos escenarios. Antes no hubiera tenido la lucidez, después me hubiera encontrado con la maternidad y seguramente me habría acomodado a otras situaciones, así que, en mi caso, ¡fue el momento ideal!

Entrevista a Beatriz de Andrés, directora general de la agencia de comunicación Art Marketing

¿Qué es lo que más valoras de tu nueva vida como emprendedora?

Art Marketing ha cumplido este año 18 años, así que no lo puedo considerar “nueva vida” como tal. Pero la crisis económica y la crisis de identidad que vive nuestro sector nos está obligando a reconstruirnos cada día.

No dejamos de aprender y de afrontar retos nuevos. La digitalización está suponiendo una apuesta a “vida o muerte” para muchas empresas, y nosotros queremos estar del lado de los triunfadores y, además, ayudar en ese tránsito a nuestros clientes contribuyendo a su reputación.

Lo que más valoro es tener la capacidad de decidir. Es agotador, pero también es una forma muy bonita de vivir, pensando que puedes transformar la vida de las personas que tienes alrededor tomando decisiones que puedan hacerles su vida mejor, y aquí incluyo tanto por nuestros clientes como a las personas del equipo y a los proveedores.

Además, personalmente aunque no soy muy estricta con el horario (de hecho en la empresa hay cierta flexibilidad), para mí es fundamental distribuirme mi jornada laboral según mis necesidades familiares, aunque al final haga muchas más de ocho horas.

Y otra cosa que para mí es muy importante es tener la posibilidad de elegir el lugar de trabajo. De mis 19 años como emprendedora/empresaria, salvo dos, el resto del tiempo he trabajado en oficinas a escasos metros de mi casa.

Y debo decir que me parece tan calidad de vida, que en los procesos de selección de mi empresa uno de los criterios que se miden es la distancia de casa al centro de trabajo.

Entrevista a Beatriz de Andrés, directora general de Art Marketing

¿Qué le recomendarías a alguien que se está planteando empezar a emprender?

Que cuide mucho con quien se embarca en la aventura. Hablad de qué pasará si las cosas van mal y también de qué sucederá si van bien.

Por ejemplo, en qué se van a destinar los beneficios, cómo tratarían a los trabajadores, qué pasaría si alguien hace algo que a uno de los socios no le gusta, qué pasará si uno de los socios quiere abandonar…

Creo que no se habla lo suficiente con el socio/a para evaluar si es el compañero/a de viaje adecuado. Solemos fiarnos del instinto, pero no siempre es el mejor criterio, y es muy doloroso la ruptura de socios porque además de los aspectos emocionales están los económicos y la responsabilidad contraída con empleados, proveedores y clientes.

Que explore todas las alternativas posibles antes de lanzarse, no puede tener la sensación de que algo le faltó por probar. Que evalúe el riesgo y, como dije antes, si lo único que pierde es tiempo… entonces no está perdiendo nada.

Puedes conocer a más emprendedores a través de esta entrevista al emprendedor Luis Lechuga, CEO de Turismodevino.com.

Social tagging: > > > > > > > >

Comments are closed.